Envío Gratis a partir de 55€. Embalaje discreto. ¿Podemos ayudarte? Escríbenos a: hola@tiendafertilidad.com

Para las mujeres no tan regulares en sus ciclos estos cálculos no suelen ser suficientes para determinar la fecha de ovulación así como los días fértiles.

Se ha evidenciado (1) que, aunque la media de mujeres suele tener ciclos entre 27 y 28 días, hasta el 58% de los casos estudiados tenía variaciones en sus ciclos de más de una semana. Teniendo estos cálculos en mente, existen sistemas de planificación familiar basados en la práctica sexual, con o sin protección, según sea el objetivo, durante una ventana de días fértiles. Para mujeres con ciclos de 26 a 32 días (78% de todos los casos) los días fértiles podrían estar entre los días 8 al 19 del ciclo.

 

Ya a principios de siglo, el famoso Dr. Ogino, identificó que la menstruación llegaba unos 14 días después de la ovulación haciendo más fija la duración de esta segunda parte del ciclo, desde la ovulación a la regla (Fase Lútea). La mayoría de irregularidades en los ciclos se deben alteraciones en la primera fase del ciclo, la que va desde el primer día de regla hasta la ovulación (Fase Folicular) (2)

El cuerpo funciona como una orquesta de música donde cada elemento tiene su función específica pero donde sólo con la suma del trabajo conjunto se consigue la melodía preciosa.

 

Para que los óvulos maduren, para que consigan salir de su folículo y ovular, para que puedan recibir al esperma, para que puedan viajar hasta el útero… Para todo es necesaria la coordinación entre  sustancias, hormonas y mecanismos que lo posibilitan. Y estos cambios fisiológicos suelen tener una repercusión física sutil pero perceptible ante la que podemos estar atentos.

Enseñar a la mujer a identificar estos cambios es la única manera de poder identificar cuándo son sus días fértiles. Y como toda enseñanza, exige un tiempo de atención y practica para poder ser de utilidad.

 

  1. Cambios en el flujo vaginal:

El aumento de estrógenos que genera el folículo cuando madura favorece la producción de un tipo de moco lubricante que facilita el ascenso de los espermatozoides hacia la cavidad uterina.  Este moco irá evolucionando hasta cambiar su composición y textura, inducido en este caso por la hormona progesterona, para todo lo contrario, para bloquear el paso de espermatozoides y disminuir su supervivencia. Durante el ciclo, cambiará en densidad: de más cremoso o pasto a más liquido o resbaladizo; en elasticidad: de más espeso a más elástico; y en color: pasará de ser más amarillo a blanco o transparente.

 

La aparición de los cambios en el flujo vaginal indican el inicio de la fertilidad suele darse alrededor de 5 o 6 días antes de la ovulación, periodo que coincide con lo que hemos visto hasta ahora. El cuerpo es sabio.

 

El denominado ‘día pico’ es el último día que el moco se presenta elástico y transparente, similar a la clara de huevo. O el último día en el que se evidencia una sensación de lubricación o humedad en la vagina. Y suele ser síntoma de que la ovulación ya ha ocurrido.

 

El flujo más elástico y transparente y la sensación de humedad o exceso de lubricación en la vagina de la mujer son los síntomas más evidentes que una mujer es fértil en estos días.  Según la nomenclatura utilizada por la OMS el moco F correspondería con el moco típico de los días muy fértiles, el moco f con el de los días fértiles y el moco S con el de los días no fértiles.

 

   

MOCO f (fértil)

 

MOCO F (muy fértil) MOCO S (no fértil)
SENSACIÓN Pegajoso

Humedad

Mojada

Lubricada

Sequedad
ASPECTO Amarillento

Blanco

Cremoso

Transparente

Clara de huevo crudo

Forma hilos

Ausencia de moco

 

Existen dos métodos de eficacia validada con los que se han hecho estudios a este respecto: ‘El Método Billings’, que pone más atención a las sensaciones vulvares, mientras que el ‘Modelo Creighton’ valora la cantidad y particularidades físicas del moco cervical. La dificultad de ambos reside en la enseñanza y el aprendizaje para diferenciar los tipos de moco a lo largo del ciclo de la mujer. Lleva un tiempo así que, comienza a investigar, sin prisas pero sin pausa. Es algo nuevo a aprender.

 

  1. Cambios en el cérvix

Otra manera de distinguir los días favorables para la concepción de los que no lo son es la auto-palpación del cérvix vaginal que suele estar al alcance del dedo humano.

 

Quizá nos topemos con alguna resistencia en según qué casos pero éste método parece ser otra de las pocas herramientas que existen para identificar con cierto éxito los días fértiles de la mujer.

Con un poco de práctica se pueden identificar cambios de resistencia, de altura, de ángulo y de apertura -éste el más evidente de los cambios- durante la fase periovulatoria.

 

Tal es la fiabilidad de esta técnica que existe el denominado ‘Método de los dos días’  o ‘Algoritmo de los dos días’.  Es un método fácil de enseñar, de aprender y de usar y ha tenido mucho éxito dentro de la educación sexual  accesible y gratuita a lo largo del planeta. Consiste en diferenciar si la mujer ha notado secreciones cervicales un día o el día anterior se debe considerar en un momento fértil. Si por el contario, no ha habido secreciones el día anterior o el día presente, la mujer no es fértil ese día. Así de sencillo.

 

Es importante también enseñar a las mujeres a identificar algún otro tipo de moco que pueda generar dudas, sobre todo diferenciándolo de las infecciones vaginales, donde el moco tiende a ser amarillento, con color fuerte y suele ir acompañado de picor o molestias al tacto o al orinar.

 

  1. Test de la temperatura:

En 1926, el científico Van de Velde (3) relacionó la actividad del cuerpo lúteo (en lo que se transforma el folículo tras la ovulación) con una ligera elevación de la temperatura corporal basal (entre 0,2 y 0,5 ºC). Es decir, la ovulación tiene lugar el primer día de temperatura elevada pero ahora ya sabemos que los días fértiles son previos a la misma, por lo que este método vuelve a resultar un poco útil para buscar la concepción.

Los estudios posteriores de  Gnoth (4) y Barbato (5)  encontraron que la ovulación tiene lugar antes del primer día de temperatura elevada en el 62% de los casos por lo que iríamos tarde si nos valiéramos exclusivamente de este parámetro.

Sin embargo, seguir observando la temperatura puede resultar interesante para confirmar, a posteriori, si hay o no ovulación y para confirmar, en caso positivo un posible embarazo ya que un nivel alto de temperatura que se mantiene durante 20 días es diagnóstico de probable embarazo. La temperatura se mantendrá elevada  durante los tres primeros meses de embarazo.

Este método no está exento de dificultades ya que la temperatura corporal es sensible a varios factores que deben tenerse en cuenta: debe tomarse a la misma hora y bajo condiciones similares. No dormir bien, beber alcohol o cenar de más o de menos o puede alterar la temperatura ligeramente e inducirnos a error.

 

  1. Cambios de ánimo y o de humor:

Por desgracia, según este estudio (6) realizado en 53 mujeres por el Departamento de Antropología de la Universidad de Massachusetts no resultaron demasiado fiables los síntomas relacionados con el dolor abdominal, cambios en la libido, en el humor e incluso en el análisis del flujo vaginal en mujer no especialmente formadas en su detección. Las mujeres acertaron en sus sensaciones sólo en la mitad de los casos, cuando se contrastaban estas sensaciones con análisis bioquímicos de hormonas en sangre.

Por lo que es muy importante educar a la mujer en los métodos anteriores que sí están validados. De hecho, el ‘El método sintotérmico’es sin duda el método de planificación familiar más extendido y completo a día de hoy e incluye la medición de los tres primeros puntos de nuestro post de hoy.

 

  1. Test de ovulación:

Los test de ovulación de las farmacias son sensibles a la cantidad de hormona que se dispara justo en el momento de la ovulación (Hormono Luteinizante), por lo tanto, para cuando el test es positivo ya estamos de nuevo en horas bajas para la fertilidad. Como hemos visto, existe una ventana de oportunidad previa a la ovulación ante la que debemos  estar atentas a través de los síntomas que podemos notar.

 

Hay test digitales, más costosos, y tests de varillas, algo más económicos. En cualquier caso, una buena manera de maximizarlos es usándolos con cabeza, teniendo en cuenta el resto de señales de las que hemos hablado hoy y haciendo unos sencillos cálculos. Además, de esta forma, nos ahorremos algún que otro disgusto e incluso alguna alteración involuntaria del ciclo a causa de la ansiedad que nos puedan llegar a generar los resultados ambiguos.

 

Como decía al inicio, si tus ciclos son regulares, de entre 27 y 28 días, debes esperar la menstruación alrededor del día 14, unos 14 días antes del final del ciclo. Así que podrías restringir el uso de los test desde el día 9 0 10. Y recuerda no olvidarte de tener relaciones con tu pareja desde la misma fecha que comiences los tests. Y usar un lubricante adecuado y específico para no entorpecer el fluir del esperma, como podría ser el Concive Plus.

 

Si eres de ciclos más largos, alrededor de 32 días, debes calcular que la ovulación se será unos 14 días, antes, es decir, hacia el día 18 del ciclo. Por lo que puedes comenzar a usar los test a partir de unos 4 o 5 días antes, desde el día 13 o 14 aproximadamente. E, igualmente, estas serían las fechas en laque habría que buscar tener relaciones sexuales para aumentar las probabilidades de embarazo. E Igualmente, usar un lubricante adecuado y específico para no entorpecer afectar a la vida media del esperma.

 

En caso de que tus ciclos sean muy irregulares, con el sistema de tests será complicado acertar y supondrá que tengas que usar los test durante muchos más días para conseguir confirmar si hay o no ovulación y sobre qué día. Después de unos cuentos ciclos anotando estos datos, podrás hacerte una mejor idea de tus días fértiles.

 

Ante cualquier duda acude a tu médico especialista y no te olvides de tener tus revisiones al día!

 

 

(1) Baur S. Neue Erkenntnisse zur Physiologie des weiblichen Zyklus en «Wenn zwei sich lieben…» 1. Bundesdeutscher Kongress über Natürliche Familienplanung (NFP) Köln: Malteser Werke gGmbH 1998; 129

(2) Ogino K. On the genesis of human corpora lutea. Jap Oathol J (feb. 1923); 13. Según Mucharski J. History of the biologic control of human fertility oak ridge 1982; 146.

(3) Van de Velde TH. Die Vollkommene Ehe: Eine Studie ueber ihre Physiologie und Technik. Leipzig-Stuttgart: Benno Konegen, 1926.

(4) Gnoth C, Frank-Herrmann P, Bremme M, Freundl G, Godehart E.Wie korrelieren selbstbeobachete Zyklussymptome mit der Ovulation? Zentralbl Gynäkol 1996; 118: 650-654.

(5) Barbato M, Beretta R. Analysis of 70 cycles of simultaneous record of mucus, BBT, ultrasound and hormones in 4th EuropeanCongress of IFFLP. Viena, 1987; 66-70

(6) Lynnette Leidy Sievert, Catherine A. Dubois.Validating Signals of Ovulation: Do Women Who Think They Know, Really Know? American Journal of Human Biology 17:310–320 (2005)