Síguenos en redes

Diferencias entre embarazo y síndrome premenstrual

embarazo sintomas sindrome premenstrual

¿Cómo diferenciar si estás embarazada o es el síndrome premenstrual?

Buscar un embarazo siempre conlleva algo de nervios, especialmente cuando se acerca el día de la regla, y esta no llega. 

Y es posible que aunque solo se retrase tu periodo un día, pero lo habitual es que empieces a analizar los síntomas y molestias. 

Este cansancio de hoy… ¿será normal, o estoy embarazada? Y esta sensibilidad que noto en los pechos: es síntoma de embarazo, pero también es habitual en el síndrome premenstrual (SPM)…

 

Y es que hay muchos síntomas de embarazo que coinciden con sensaciones que se experimentan justo antes de que baje la regla que también son los síntomas del síndrome premenstrual: el aumento de apetito, el deseo de alimentos dulces, los cambios de humor o el crecimiento del volumen de los pechos. 

 

Estas semejanzas pueden llegar a crear confusiones y alguna que otra decepción cuando se está buscando quedarse embarazada. Hasta puede haber diferencias entre el flujo premenstrual y embarazo, te lo contamos todo. 

 

Son muchas las veces en las vemos sólo aquello que queremos ver y entendemos aquello que previamente queríamos entender,  sin acabar de prestar atención a lo que realmente hay delante de nuestros ojos o a lo que nos están explicando. 

 

En el caso de una situación tan delicada como la búsqueda de un embarazo esto es especialmente cierto. 

Aun sabiendo que algunos síntomas pueden ser difíciles de diferenciar, vamos a intentar aportar un poco de luz sobre el tema para evitar malentendidos y darte algunos consejos para que puedas diferenciar entre síntomas de la regla con síndrome premenstrual y el embarazo, o lo que es lo mismo, entre si son molestias propias o dolor premenstrual o es un positivo. 

 

Síntomas (bastante) claros de embarazo

Ausencia de la regla

A pesar de que se trata del síntoma más claro de embarazo… puede no serlo. El retraso de más de una semana o incluso la falta de regla durante un ciclo entero puede hacernos creer que, efectivamente, estamos embarazados. 

Por desgracia, el retraso o ausencia de la regla puede tener otras muchas causas además del embarazo, por lo que podría no servir como herramienta para descubrir si estás embarazada o hay una falta por alguna otra causa. 

La mayoría de los test de embarazo de las farmacias son sensibles a partir de la cuarta semana de gestación por lo que podría salirse de dudas con cierta facilidad.

Si finalmente el ciclo no viene y no estás embarazada, no tiene por qué ser grave, pero es conveniente que te visite un médico para estudiar la causa de la falta y valorar también si hay dolor abdominal.

El estrés, una bajada de peso, el síndrome de ovarios poliquísticos, cambios en la medicación anticonceptiva, problemas de tiroides o incluso el inicio de la menopausia pueden ser algunas de las causas habituales de falta de regla.

Te puede interesar:

Artículo sobre los test de embarazo antes de la falta

Cuando sí hay regla… pero hay embarazo

Para acabar de confundirnos, existe lo que se llama el sangrado de implantación (Todo sobre el sangrado de implantación) que podría hacernos pensar que la regla va a comenzar a bajar pero finalmente no baja. Así que, podría darse la situación en la que hubiera un poco de manchado pero sí estuviéramos embarazados, lo que no se considera regla en sí.

Esta confusión se da porque cuando el ovocito fecundado se adhiere al tejido endometrial, aproximadamente entre 10 y 14 días después de la concepción, se puede llegar a manchar un poco, de un tono rosado. El momento del manchado es justamente alrededor de la fecha en la que debería bajar la regla, por lo que puede confundir. 

 

Cómo distinguir el sangrado de implantación de la regla

El sangrado de implantación es un manchado leve y que no va a más, en comparación con la regla, que suele comenzar también levemente pero que seguidamente va a más. Puedes leer más sobre este y su consistencia y características en este post: Sangrado de implantación, que es y cómo reconocerlo. 

 

Alteración del apetito 

El aumento del apetito o el deseo de comer más dulce es algo común tanto en el embarazo como en la etapa pre menstrual de muchas mujeres. Los cambios hormonales en los niveles de estrógenos y progesterona hacen que aumenten las ganas de consumir alimentos ricos en azúcar o grasas. Lo que no suele ser tan común es desarrollar aversiones a determinados alimentos u olores. Éste sí sería un síntoma más determinante de embarazo que de estar pendiente de la regla y si seria una diferencia entre síntomas de la regla y embarazo. 

Pagofagia

Entre las alteraciones del deseo de comer existen, además, algunas curiosidades que son más frecuentes entre las embarazadas y que no se dan durante el SPM. Es el caso de la Pagofagia, un fuerte deseo por comer hielo o bebidas heladas, 

Pica

Se trata de un trastorno alimentario que se caracteriza por la necesidad por comer cosas que no son alimentos (arena, objetos, papel, plásticos), lo que puede llegar suponer graves problemas de salud. 

 

Si este fuera tu caso, habría que felicitarte por el embarazo pero también habría que recomendarte buscar ayuda médica para evitar problemas mayores.

 

Náuseas 

Mientras que un ligero malestar digestivo puede ser habitual tanto en el síndrome premenstrual SPM como durante el inicio del embarazo, las náuseas o los vómitos suelen ser exclusivos de este último. El 80% de las mujeres embarazadas los padecen antes de la semana 9 de gestación. Y, normalmente, estos desagradables síntomas desaparecen durante el segundo trimestre. Algunas mujeres con síndromes premenstruales muy complicados también pueden llegar a experimentar náuseas y vómitos pero son casos aislados.

 

Cambios visibles en los pezones 

Aunque durante los días previos a la menstruación se pueden experimentar cambios en los pechos (hinchazón, dolor y sobre todo, hipersensibilidad en los pezones), los cambios visibles en los pezones son exclusivos del embarazo. 

Un incremento en la  intensidad del color de areola, alrededor del pezón, o la elevación continuada del pezón, de manera que queda más sobresaliente, pueden ser indicativo de embarazo desde muy pronto, incluso ya desde la primera o segunda semana de la concepción. Así pues, la sensibilidad en los pechos, las mamas y en especial los pezones son síntomas muy relevantes para poder diferenciar entre síndrome premenstrual o embarazo. ¿Un truco? registra cada mes los cambios, la sensibilidad en los senos y verás claramente cuando un cambio o sensación no te cuadra y que por lo tanto, hay embarazo.

 

Congestión nasal,  inflamación de encías.

El incremento de hormonas en sangre puede alterar la funcionalidad de todas las mucosas del cuerpo, entre ellas la nariz o la boca. La congestión nasal  o, por el contrario, sequedad e inflamación de las fosas nasales; o la alteración de las encías por inflamación o sangrado pueden ser síntomas de embarazo. 

Estos síntomas podrían ocurrir también justo antes de la menstruación en personas con síndromes premenstruales muy agudizados, pero no es lo normal. Lo más habitual es que se tengan este tipo de síntomas en los inicios de un embarazo. Así que, si de normal no sufres este tipo de molestias y lo sufres justo este més, podría ser una diferencia entre síntomas premenstruales o regla. 

 

Síntomas confusos entre embarazo y síntomas del síndrome premenstrual

A pesar de que todos los síntomas “supuestamente claros” de embarazo también tenían la posibilidad de ser parte del síndrome premenstrual, a continuación detallamos los síntomas más confusos a la hora de diferenciar el los sintomas del síndrome premenstrual (SPM) y un embarazo. 

Se trata de los síntomas más difusos y los que generan más confusión: 

 

Estreñimiento y aumento de las ganas de hacer pis

Los niveles de progesterona relajan el músculo liso y con ello ralentizan los movimientos intestinales y hacen que pierda tono la vejiga. Y es que, tanto en la segunda fase del ciclo menstrual -previo a la regla- como durante el embarazo, los niveles de esta hormona crecen bastante, generando este tipo de síntomas.

Además, en caso de embarazo, el aumento de la actividad metabólica y del volumen de sangre hace que tengamos más líquidos que eliminar. De hecho, será bueno que así sea para evitar exceso de retención de líquidos en piernas y abdomen.

 

Cansancio

Durante el síndrome premenstrual es común que se den alteraciones del sueño que generen cansancio diurno. Además, el incremento de la hormona progesterona también genera letargo físico y mental, que se ve ligeramente más agudizado en caso de embarazo pero que también puede darse, más o menos intensamente, durante el síndrome premenstrual, según los casos. Una dieta rica en vegetales, bajar el estrés y suficientes horas de sueño suelen ser de utilidad para combatir el cansancio. 

 

Dolor 

El principal y más habitual síntoma en el síndrome premenstrual es el dolor: pélvico, de piernas, de cabeza… El calor, el ejercicio y una correcta alimentación que aligere la carga de trabajo al hígado pueden ayudar con estos síntomas que, en general, duran poco tiempo una vez que baja la regla. En el caso de embarazo, los dolores suelen ser ligeros y suelen estar centrados en el bajo vientre o en la espalda.

 

Cambios de humor

Aquí la cosa se complica, y mucho. Irritabilidad, ansiedad e incluso síntomas de depresión, son comunes a cualquier situación fisiológica que implique variación importante en el nivel de hormonas de la mujer. Y sí, ambas situaciones, el embarazo y el síndrome premenstrual, son momentos de cambios hormonales importantes.

Generalmente, con un poco de ejercicio y de buen descanso nocturno estos síntomas mejoran y finalmente desaparecen al llegar la regla. Si no fuera así cuando ya han pasado dos semanas de la menstruación y no estás embarazada, sería recomendable que visitaras a un médico para que identifique las razones y podáis trabajar en la solución.

Los cambios de humor en una mujer embarazada pueden durar hasta incluso después del parto. 

 

A pesar de que sea inevitable fijarnos y estar muy pendientes, la presencia o ausencia de estos síntomas no suele tener el valor suficiente como para elaborar un diagnóstico claro de embarazo. 

Desde aquí, te invitamos a cultivar la paciencia como mejor puedas. Sobre todo hasta que puedas hacer un test de embarazo y saber en qué punto estás. 

Nosotros podemos aportar nuestro granito de arena con la acupuntura. 

Eso sí, deberás esperar un poquito para hacerte un test de farmacia que, en caso de ser positivo, tiene un 100% de eficacia. Los falsos negativos, en cambio, sí existen. 

Así que, si después de un test negativo, continúas con dudas, espera una semana más y repite la prueba. Suerte!

 

Síntomas de SPM Síntomas comunes Síntomas de embarazo
Manchado leve de inicio que se agudiza Manchado leve  Ligero manchado rosáceo de inicio que se frena
Alteraciones en el apetito Aversión a comidas u olores
Náuseas y/o vómitos
Pagofagia y/o pica
Hipersensibilidad en el pecho Intensidad en el color de la areola y cambio en la morfología del pezón
Congestión nasal y afectación de encías
Estreñimiento
Amento de la micción
Cansancio
Dolor importante, pélvico, cabeza, piernas Dolor en el bajo vientre, leve o moderado Dolor leve, pélvico o de espalda
Cambios de humor

 

Para finalizar este post, comentar que la detección temprana del embarazo suele ser una buena opción tanto para los nervios como para saber en qué momento estamos. Es por eso, que la elección de la prueba de embarazo de embarazo y su sensibilidad es más importante de lo que nos podríamos pensar, te recomiendo que leas este post sobre los diferentes test de embarazo y elijas el que más te convenga.

Todo sobre los mejores test de embarazo, tipos y sensibilidad

También te recomiendo este post sobre el ciclo menstrual y lo que puedes llegar a conocer de tu salud

Aprende de tu menstruación: lo que tu regla puede llegar a contarte sobre tu salud

 

Libros que te recomiendo

 

  libro yoga y fertilidad Libro especializado en Yoga para la Fertilidad

libro fertilidad natural Libro Fertilidad Natural